Hábitos saludables en la oficina

27/05/2021

Hábitos saludables en la oficina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”. Por ello, más que de una vida sana, debemos hablar de un estilo de vida saludable en el que se incluyen la alimentación, el ejercicio físico, la prevención de la salud, el trabajo, la relación con el medio ambiente y la actividad social. Los usuarios de oficinas con hábitos de vida saludables sufren el estrés en menor medida y realizan sus distintas tareas de forma más eficiente y productiva, pero ¿cómo lo consiguen?

En este artículo os compartimos algunas de las claves que permiten llevar un estilo de vida más saludable en nuestro entorno laboral:

¿Qué debemos comer en la oficina?

La dieta es un factor muy importante a tener en cuenta en nuestro día a día, ya que es la gasolina que nos permite realizar todas las actividades que tenemos por delante. Por este motivo, es recomendable que el desayuno cuente con proteínas y nutrientes que nos aporten energía. Algunas opciones podrían ser un porridge con frutas y avena integral o tostadas con huevos revueltos y un zumo de naranja. A media mañana es conveniente tomar un tentempié saludable que evite que lleguemos a la comida hambrientos. Una buena opción podría ser un puñado de frutos secos o una pieza de fruta. A mediodía se recomienda una comida rica en nutrientes para aportar vigor de cara a las últimas horas de la tarde. Una buena combinación sería aquella que incluya proteína (vegetal o animal), con verdura e hidratos ricos en figura. La tarde es un buen momento para disfrutar de una infusión con propiedades antioxidantes y depurativas que vayan relajando nuestro cuerpo después de una jornada de trabajo.

Descansar la vista

La pantalla es la herramienta principal para muchos profesionales e influye directamente en la vista. Pequeños gestos como, por ejemplo, mirar por la ventana o simplemente apartar la vista de la pantalla pueden evitar que nos sintamos más cansados, que nos sequen los ojos o que suframos de leves dolores de cabeza a lo largo del día.

Realiza ejercicio físico

Dedicar un tiempo para descansar la mente haciendo ejercicio influye directamente no solo en tu productividad diaria, sino que aumenta el nivel de serotonina responsable de la felicidad. Cada vez son más las empresas que promueven espacios en sus instalaciones para que los usuarios puedan hacer deporte. Incluso hay quien está optando por realizar reuniones de pie y sin sillas para favorecer la postura y ayudar a la circulación sanguínea. Por otro lado, hacer deporte dentro del edificio de oficinas, también puede resultar una buena opción para desarrollar relaciones sociales con compañeros en el caso de hacer ejercicio en compañía.

Cuida la posición corporal

Tanto el mobiliario como la posición corporal juegan un papel muy importante en el bienestar. Estar todo el día en una misma postura desgasta el cuerpo y puede provocar lesiones si no adoptamos la posición adecuada. Para ello, debemos prestar atención en estos detalles: la altura del asiento debe permitir que los pies estén apoyados en el suelo, los reposabrazos deben quedar a la altura de la mesa formando un ángulo de 90º y, finalmente, es importante mantener la espalda recta siguiendo la forma del respaldo.

En Colonial trabajamos diariamente para crear edificios de oficinas que permitan incorporar estos hábitos saludables y que los usuarios puedan disfrutar de espacios que promuevan el bienestar. ¿Y tú? ¿Pones en práctica alguno de estos consejos? No te pierdas nuestro blog semanal para estar al día de esta y otras muchas tendencias.

Más artículos de Colonial